Visite nuestro canal de videos GJAY =>
      Monday, Oct 22 2018 - 

Platón:¡ La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo !



Artículos periodísticos

Campana en La Demajagua. Foto Granma
En este aniversario deberían justipreciar a forjadores de la República de Cuba que han quedado olvidados

LA HABANA, Cuba.- Este 10 de octubre se conmemora el 150 aniversario del Grito de Yara por Carlos Manuel de Céspedes, y el inicio de la Guerra de los 10 Años, en la finca La Demajagua, Manzanillo. Es la fiesta nacional sobreviviente al triunfo de los rebeldes de la oriental Sierra Maestra el 1 de enero de 1959. Al respecto, Fidel Castro definió que su revolución era la continuidad de la lucha de los patriotas comenzada en 1868, y posteriormente de José Martí.

Raúl Castro está legando la continuidad de esa “revolución” a Miguel Díaz-Canel mediante la Constitución de 2019, “inspirados en el heroísmo y patriotismo de los que lucharon por la Patria libre (…), para prolongar el “socialismo y el sistema político y social revolucionario irrevocables”, bajo el poder del Partido Comunista, “fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”, (Artículos 3 y 5 del Ante Proyecto).

En este aniversario se deberían justipreciar a forjadores de la República de Cuba que han quedado olvidados, lo cual contribuiría al enriquecimiento cívico y cultural de los ciudadanos actuales. La publicación de sus escritos resulta indispensable, en lugar de continuar divulgando interpretaciones según criterios actuales.

Francisco Vicente Aguilera, (Bayamo 1819 – Nueva York 1877), es un ejemplo. “El millonario heroico, el caballero intachable, el padre de la república”, según José Martí, el 21 de junio de 1872 escribió en su diario: “hoy he amanecido tan azul que no he tenido 5 centavos para ir y venir de la oficina. Por la noche Eladio me prestó 35 centavos y fui a ver a Prieto a la calle 81”. Había sido el hombre más acaudalado de Oriente. El mayor general, secretario de la Guerra y vicepresidente de la República en Armas se encontraba en Nueva York, designado Agente General por Céspedes para conciliar las discrepancias entre los emigrados, recaudar recursos y enviar expediciones, en mayo de 1871. Consciente de la importancia de continuar esa labor, renunció en 1872 a la vicepresidencia, por la que habría ascendido a presidente en caso de fallecimiento o destitución de Céspedes.

Posiblemente fue sometido al olvido muy intencionalmente por sus contemporáneos, e incluso por los de hoy, debido a que dijo algún día: “Los que hemos hecho la revolución, solo por el bien del país, sacrificando una fortuna respetable, una familia, delicias de nuestra vida, y una parte de esta, que vivimos miserablemente para no ser gravosos a la patria. Que no consentiremos nunca que nadie la defraude, que no tenemos delitos para buscar cómplices ni necesitamos más partidarios que

Leer más:

© 2018 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA