Que lindo Guanajay
      Saturday, Jul 22 2017 - 


Artículos periodísticos

Un grupo de exiliados participa en la manifestación en oposición al gobierno cubano #Todosmarchamos, el 12 de julio del 2015, en la Torre de la Libertad en Miami. PEDRO PORTAL EL Nuevo Herald

Hay quienes le exigen al exilio que no sea estridente. Los exiliados no pueden gritar. No pueden agitar las manos. No pueden, válgame Dios, lanzar improperios contra la dictadura. No, nada de improperios contra una dictadura de 57 años.

Al exilio hay que llamarlo “diáspora” y a la dictadura debe llamársele “gobierno”, “régimen”, “largo gobierno”. Pero nunca lo que es: “dictadura”. Por consiguiente, a Fidel y Raúl Castro debemos llamarlos “gobernantes” y, si no apura el rubor, “presidentes”.

Cuando gritas, cuando condenas, eres un extremista. Un torvo representante del pasado. Un pobre diablo que ha mimetizado el comportamiento de “la otra parte”. Así, en clave esotérica, “la otra parte”. Vaya, que si cedes un milímetro a la indignación, te tienen que retirar el micrófono. Te conviertes en un chusma sin derecho a réplica.

A mí, todo esto me da muy mala espina. Por muchas razones. Para empezar, en Miami se grita contra la dictadura, precisamente, porque se puede gritar contra la dictadura. Esa es una de las tantas oportunidades del exilio. ¿Quién se atrevía a pedirles a los chilenos que no gritaran contra Pinochet? ¿A los nicaragüenses que no gritaran contra Somoza? ¿Fue un error gritar contra Batista? ¿Nos salimos del virtuoso marco de la civilización por pedir la cabeza de los tiranos?

Digamos, contra la abundante evidencia, que no hay mala fe en muchas de estas personas, indígenas o forasteras, empeñadas en desarmar nuestra añeja indignación. (Aunque siempre se atraviesa la quisquillosa pregunta: ¿por qué alguien se tomaría el trabajo de querer desarmar nuestra indignación?) Veámoslo, sencillamente, como una presunción provinciana. El prurito de tertulia municipal de pedirme a mí, nacido en Calabazar de Sagua y criado en La Habana Vieja, que me haga el

Leer más:

© 2017 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA