Visite nuestro canal de videos GJAY =>
      Friday, Aug 17 2018 - 

Platón:¡ La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo !



Artículos periodísticos

Eric Trump, hijo del presidente Donald Trump, probablemente trataba de hacer una broma cuando, el 2 de enero, se quejó de que su cuenta de Twitter le sugería comenzar a seguir a Hillary Clinton, al ex presidente Barack Obama y a la presentadora de televisión Ellen DeGeneres, ninguno de los tres conocido exactamente por su afecto a la familia Trump. “Asombroso”, declaró impávido Eric Trump, que incluyó el siniestro hashtag #DeepState.

Pero Twitter no es una plataforma dada a los matices, y el mensaje desató una ola de tuits furiosos de gente opuesta a Trump, quienes calificaron a Eric Trump de paranoide y otras cosas peores. Entre esos tuits de respuesta hubo uno de DeGeneres. “¨Qué es el Deep State?”, preguntó. “¿Está cerca de Dollywood? Porque si ese es el caso, yo me apunto”. (Dollywood es un parque temático en Tennessee, propiedad de Dolly Parton).

La confusión de DeGeneres es comprensible. Hace un par de años, los únicos estadounidenses familiarizados con el término Deep State eran unos cuantos politólogos y lectores de un poco conocido libro de comics sobre un grupo dentro del FBI dedicado a encubrir el hecho de que Rusia se adelantó a Estados Unidos en llegar a la luna.

Pero desde entonces, Deep State ha entrado en el vocabulario popular con tremenda fuerza. Hay legisladores que prometen destruirlo, Trump dice que ha tomado el control del FBI, comentaristas de derecha dicen que nos va a matar a todos y comentaristas de izquierda se quejan de que se han robado el concepto y lo han convertido en una caricatura.

“Una extraña combinación de locos de la derecha y la izquierda han dado vida a esta cosa que se llama Deep State, y la gente ya habla de ello en la calle”, dice el periodista e historiador Max Holland, autor de libros sobre Watergate y el asesinato de Kennedy. “Antes, esas ideas locas de confabulaciones estaban todas en una caja que tenía una etiqueta de ASESINATO DE JFK, pero ahora están en todas partes”.

Pudiera parecer una exageración, pero no en realidad no es así. Una encuesta de ABC y el Washington Post el año pasado mostró que casi la mitad de los estadounidenses creen que un Deep State –que se define como “militares y funcionarios de inteligencia y de gobierno que manipulan las políticas del gobierno”– trabaja tras la fachada del gobierno constitucional de Estados Unidos.

La definición usada por la encuesta no es necesariamente la misma que se usa en el debate público. Qué es, exactamente el Deep State, depende de con quién se habla, desde sensatos politólogos que hablan de los intereses encontrados de las burocracias del gobierno, hasta locos de derecha como un invitado al programa radial del ultraconservador Alex Jones, quien advirtió “Van a matar a Trump (…) ¡Nos van a matar a todos, lo van a matar!”

Aunque Trump y sus aliados han popularizado el término, refiriéndose a lo que se cree es una coalición encubierta de funcionarios de gobierno e instituciones y sus aliados en las grandes organizaciones de medios noticiosos que tratan de socavar sus políticas, el concepto de Deep State data de mucho antes.

Se originó en los años 1920 para describir la camarilla de línea dura de funcionarios de seguridad y mafiosos que controlaban las cosas tras bambalinas –con sangre si era necesario– del gobierno civil títere de Turquía. El primero que lo aplicó a Estados Unidos fue Peter Dale Scott, académico izquierdista de la Universidad de California, en su libro del 2007 The Road to 9/11, que tejió una confabulación oscura a partir de hechos tan diversos como el asesinato de Kennedy, Watergate y el escándalo Iran-contras.......Sigue en:


© 2018 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA