Visite nuestro canal de videos GJAY =>
      Friday, Aug 17 2018 - 

Platón:¡ La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo !



Artículos periodísticos

Melania Trump ha sido muy mesurada en sus primeros nueve meses como primera dama.
Según un informe de Fox News, la señora Trump está gastando solo una fracción de lo que Michelle Obama gastó durante sus ocho años como primera dama. Los informes del personal de la Casa Blanca muestran que Trump redujo su número de asistentes de 16 a solo cuatro.

Los 16 ayudantes contratados por Michelle Obama le costaron a los contribuyentes 1.24 millones por año, mientras que el salario anual de los ayudantes de Melania es de 486,700 dólares.

La primera dama tiene otros cinco empleados en la nómina de empleados, lo que le da un total de nueve, en comparación con el número récord de 24 personas empleadas por la señora Obama.

MICHELLE OBAMA

Washington - Si algo ha dejado Michelle Obama claro en sus más de cinco años como primera dama, es que le gusta vestir a la moda. Su guardarropa es tema de eterna fascinación pública, pero desde hace un tiempo se está gestando una interrogante: ¿quién paga por sus increíbles atuendos?

No es un asunto pequeño. A la señora Obama le gusta mezclar la alta costura con la ropa cotidiana, prendas de confección con creaciones hechas a la medida por los más grandes diseñadores, cuyos vestidos pueden llegar costar montos de cinco dígitos.

Se requiere de dinero para lucir así un evento tras otro. Sólo esos tres vestidos podrían sumar más de $15,000, sin mencionar accesorios como zapatos y joyería.
¿Son los contribuyentes los que pagan la cuenta? No (pese a lo que dicen los críticos).

La financiación del guardarropa de la primera dama es algo de lo que la Casa Blanca se rehúsa a hablar. Es un asunto que ha importunado a los presidentes y sus esposas por siglos. El mundo espera que las primeras damas vistan bien, pero el trabajo no incluye un estipendio o salario para ropa.

Mary Todd Lincoln acumuló decenas de miles de dólares en cuentas de ropa y consideró vender estiércol de los terrenos de la Casa Blanca para pagarlas, según la Biblioteca Nacional de las Primeras Damas. El suegro de Jacqueline Kennedy tuvo que financiar su vestuario para evitar que éste se convirtiera en una responsabilidad política del presidente John Kennedy. Nancy Reagan fue criticada por usar trajes de diseñador prestados que no siempre devolvió o que reportó como obsequios.

Usar vestidos donados representa un cambio en relación con las prácticas de la administración de George W. Bush.

Anita McBride, jefa de gabinete de Laura Bush mientras ésta fue primera dama, dijo que la señora Bush pagaba por toda su ropa, incluidos los vestidos que usó en dos juramentaciones: un traje rojo bordado de cristales del diseñador texano Michael Faircloth y una creación plateada con azul de Oscar de la Renta.

Melania Trump

La que ya es la mujer del hombre más poderoso del planeta se enfrenta a un primer gran dilema como Primera Dama de los Estados Unidos: ¿cómo será ahora su armario? ¿Qué marcas serán sus favoritas? ¿Cambiará su estilo ahora que es la nueva 'dueña' de la Casa Blanca?
Sabemos que el dinero no es un problema para Melania Trump que, curiosamente, nunca acepta que las firmas de lujo le presten ropa, sino que ella paga todo lo que se pone en los eventos a los que asiste. Tener al lado a Donald Trump y sus tarjetas de crédito está clarísimo que ayuda.


Y también ha sido la firma por la que ha optado para presentarse al mundo como Primera Dama en la primera aparición junto a Trump ya como Presidente. En este acto, Melania escogió un mono blanco impoluto (modelo Margerie) con escote asimétrico con volante XL con el que estaba realmente espectacular y que ya es objeto de deseo de toda buena fashionista (cuesta unos 3.500 euros).

© 2018 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA