Visite nuestro canal de videos GJAY =>
      Wednesday, Jul 15 2020 - 

Platón:¡ La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo !
Félix Savón: La técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica
Martin Fierro: Si la verguenza se pierde, jamas se vuelve a encontar



Artículos periodísticos

Testimonios recogidos en vídeo y facilitados a ABC por el Instituto Casla relatan los abusos sufridos por la contrainteligencia venezolana con la colaboración de Cuba

«El año pasado fui detenido arbitrariamente por funcionarios del FAES, me llevó a una sede clandestina de torturas, duré ocho días secuestrado, desnudo, guindado como un animal. Fue objeto de torturas, me bañaron con agua fría, me ponían choques elécrtricos de corrientes en mis partes íntimas». Esta es parte del testimonio del expolicía Gilberto Rafael Martínez Daza, una de las víctimas de las atrocidades cometidas por el aparato represor del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela bajo la influencia de militares cubanos que recoge en su último informe anual el Instituto Casla.

Martínez Daza, en una serie de vídeos que ha facilitado a ABC esta organización de defensa de los derechos humanos con sede en Praga, explica que participaron militares cubanos, a los que pudo ver con sus uniformes reglamentarios en ocasiones en que pudo quitarse la capucha con que tenía cubierta la cabeza. «En varias ocasiones me hice las necesidades encima porque no me dejaban utilizar el baño», «me sacaron las uñas de los pies», «me quemaron los pies», asegura en otros pasajes del vídeo.

En la presentación del informe este viernes en Madrid, la directora del Instituto Casla, Tamara Suju, aseguró que los torturadores no respetan edad ni condición alguna, habiendo víctimas de incluso 14 años de edad.
Una de las que aporta su testimonio en vídeo, precisamente, es un joven que fue detenido con tan solo 16 años, Frank Alonso Flores Vergara, en la actualidad de 18. «Los policías me disparan, intento correr del lado contrario y una persona desconocida me golpea en la cara y me deja sentado. Los policías me agarran, me golpean, me suben a una moto y uno de ellos mete el casquillo por la herida que me


Leer más:

© 2020 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA