Visite nuestro canal de videos GJAY =>
      Thursday, Jun 17 2021 - 

Platón:¡ La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo !
Félix Savón: La técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica
Martin Fierro: Si la verguenza se pierde, jamas se vuelve a encontar



Artículos periodísticos

Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, su hermana Cristina Rodríguez López-Calleja y su primo Arturo López-Levy (Collage: CubaNet)

CubaNet ofrece una radiografía de la familia López-Calleja, de donde proviene el llamado "zar de GAESA".

LA HABANA, Cuba. – Si hay una persona en Cuba que conoce sobre flujos migratorios, comportamiento del fenómeno por grupos etarios y sociales, raza, lugares de nacimiento y que, incluso, es capaz de realizar pronósticos al respecto, esa es Cristina López-Calleja Hiort-Lorenzen, profesora titular y doctora en Ciencias Económicas del Centro de Estudios sobre Migraciones Internacionales, de la Universidad de La Habana.

Sus colegas no dudan en señalarla como una autoridad indiscutible en el tema desde los años 80 hasta la actualidad, y prueba de ello es que sus estudios aparecen citados en investigaciones realizadas por otros renombrados académicos cubanos y extranjeros, además de las decenas de reconocimientos y condecoraciones del régimen por sus servicios, la más reciente recibida a finales de 2018.

“Nadie maneja más información sobre migraciones que ella y su equipo personal. A nadie se le ha dado tanto acceso a documentos secretos. Pudiera decir que ni siquiera un especialista de la ONEI (Oficina Nacional de Estadísticas e Información) sabe más que la doctora Cristina sobre el tema”, afirma un colega suyo, entrevistado por CubaNet bajo condición de proteger su identidad, pues sería castigado por el régimen con la pérdida del empleo y hasta con la cárcel.

En su testimonio no exagera. Otras fuentes, en algún momento vinculadas directamente con el trabajo de la experta, lo han confirmado a nuestro medio. Los archivos más confidenciales del Ministerio de Relaciones Exteriores, a los cuales tributan la totalidad de los consulados y embajadas de Cuba en el mundo, han estado a su disposición desde mucho antes de que el canciller Roberto Robaina —destituido en 1999— iniciara en los años 90 su estrategia política de acercamiento a los emigrados cubanos, la cual tenía un trasfondo eminentemente económico aunque fuese promovida por la dictadura como un “gesto de reconciliación”.

Las conferencias conocidas como “La nación y la emigración” fueron iniciadas en La Habana en abril de 1994 y, de acuerdo con valoraciones de varios exfuncionarios del MINREX consultados por CubaNet, tuvieron por objetivo no revelado atraer el capital y el apoyo político de lo que el propio régimen consideraba como la parte “moderada” del exilio.

El año anterior, 1993, Fidel Castro había designado en el cargo al joven canciller Robaina, probablemente con el objetivo de proyectar al exterior una imagen renovada de su gobierno. Habían llegado las inversiones extranjeras en turismo, sus planes de construir cientos de hoteles requerían de grandes sumas de capital y para lograrlo no dudaría en estimular incluso los envíos de remesas y, más que eso, reforzar grupos de influencia en el

Leer más:

© 2021 - Guanajay-Web, Miami, Fl, USA